Saturday, July 16, 2016

Utilidades de 5 empresas estatales cubrieron 12% de inversión



Las utilidades que generaron cinco empresas estatales manejadas por el Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (Sedem), entre 2012 y 2015, cubrieron el 12 por ciento de la inversión total que el Gobierno realizó en su implementación, según cruce de datos entre sus fichas técnicas y los reportes oficiales sobre las utilidades anuales.

La inversión estatal en cinco de las once empresas que están en la incubadora del Sedem superó los 380,5 millones de bolivianos; sin embargo, las utilidades de las empresas en el periodo señalado sumaron 45,7 millones de bolivianos.

Empresas como Lacteosbol y Cartonbol funcionan hace seis años, pero aún permanecen bajo el amparo del Sedem.

En tanto que la Empresa Boliviana de Almendras y Derivados (EBA), la Empresa Estratégica de Producción de Abonos y Fertilizantes (Eepaf) y la Empresa Estratégica de Producción de Semillas (Eeps) se incorporaron al aparato productivo en los últimos dos años.

Aunque la gerente del Sedem, Patricia Ballivián, destacó el rendimiento de las empresas estatales a su cargo, los analistas económicos Pablo Cuba y Roberto Laserna consideran que cada vez son menos eficientes a pesar de que cuentan con mercados políticamente asegurados.

Pablo Cuba observa que: "En muchos casos, las empresas del Estado han pasado muchos años (operando) y cada vez han sido más ineficientes" y Roberto Laserna considera que el plazo de maduración de las empresas estatales tendría que ser breve.

Según Laserna, el bajo rendimiento de las empresas muchas veces responde a una planta mal diseñada con maquinaria inadecuada y alejada de los mercados. Muchas veces no tienen acceso a energía o carecen de proveedores de insumos, materia prima y servicios técnicos.

"Puede tener una planta de fertilizantes muy moderna, pero si está lejos de los mercados, llegará a ellos con costos de transporte muy altos que podrían restarle competitividad", apunta.

Pablo Cuba añade que las empresa públicas requieren "mirar el mercado externo y no el interno" para generar utilidades. "Si el mercado quiere imponer determinados productos en los mercados, corre un riesgo muy grande. En el caso de Papelbol, Cartonbol, ya se tienen problemas con la materia prima de origen y, en segundo lugar, hay una lucha con el contrabando", explica.

Por el contrario, el economista Alberto Bonadona asegura que las empresas pequeñas del Estado se enfocaron "plenamente" en el mercado interno, logrando posicionarse para alcanzar su estabilidad económica, tarea aún pendiente en algunos casos debido al corto tiempo transcurrido.

Ante las duras críticas de la Central Obrera Boliviana (COB) a las empresas públicas a causa del conflicto por el cierre de la estatal Enatex, Ballivián salió en defensa de las 11 empresas estatales a su cargo, asegurando que gozan de estabilidad económica.

Afirmó a los medios que, en 2015, cinco de las 11 empresas estatales generaron utilidades que bordean los 25 millones de bolivianos. Esa cifra, dijo, supera en más del 30 por ciento a las utilidades generadas en 2014.

Ballivián negó que alguna empresa pública vaya a cerrar por pérdidas económicas.

La situación de las empresas que permanecen en la incubadora del Sedem es disímil. Hay casos como Cartonbol, que recientemente fue criticada por insolvencia económica, y está el caso de EBA, considerada como una de las más exitosas porque exportó sus productos a países europeos.

En el caso de Cartonbol, generó 356 mil bolivianos por la producción de 1.338 toneladas de cartón corrugado y ventas por 15,8 millones de bolivianos, según detalló el gerente técnico de la empresa, Arturo Moscoso a ABI.

Por su parte, la gerente técnico de la Empresa Boliviana de Almendras (EBA), Marleny Téllez, anunció la compra de una nueva planta en la localidad de Viacha para incrementar la producción de alimentos derivados de la almendra.

Los analistas económicos coincidieron por separado en la importancia de una gestión técnica.

"La gestión y la forma en la cual se establecen las líneas de jerarquía institucional tienen que ver más con los aspectos de productividad y optimización de los recursos que se utilizan que con decisiones políticas", afirma Bonadona.

Por su parte, Cuba señaló que el fracaso de las empresas públicas responde a la improvisación en lo administrativo.



PIDEN AL GOBIERNO CENTRARSE SÓLO EN EMPRESAS ESTRATÉGICAS

Empresarios ven competencia desleal en empresas públicas

El presidente de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC), Federico Diez de Medina, afirma que las empresas públicas generan competencia desleal en el mercado interno.

"Generan un desajuste y una competencia no leal. Cuando son (empresas) del Estado, hay algunos gastos que no se consideran como gastos sino como apoyo a la empresa", expresa Diez de Medina.

Por su parte, el presidente de la Cámara Departamental de Industria, Antonio Fernández, señala que las empresas privadas, además de tener que competir con el contrabando y la competencia desleal de productos importados de China y Brasil, deben competir con el Gobierno en mercados reducidos.

"El mercado nacional es reducido y no existe apertura de mercado internacional para nuestros productos, al contrario se han ido cerrando; entonces el mercado interno se ha visto con una sobreoferta". explica Fernández.

Para Diez de Medina, el Gobierno debe centrarse en empresas públicas estratégicas ligadas con la generación de energía y electricidad. "Por la experiencia no solamente boliviana, sino de todas partes del mundo", apunta.

Fernández considera que las empresas estatales generan no sólo competencia desleal, sino que además pocas llegan a ser rentables.

"Prácticamente, esto se debe a la falta de una buena organización administrativa, por un lado, y por otro lado a (la falta) de un estudio de mercado", sostiene.

Según Diez de Medina, el Estado "es un pésimo administrador" porque existe injerencia política en la determinación de puestos jerárquicos.

Explica que cuando el Gobierno fracasa en la administración de una empresa pública, el dinero de los impuestos de todos los bolivianos está en riesgo, mientras que cuando un privado fracasa, menos gente es afectada.

El Estado incursionó en el procesamiento de la leche con Lacteosbol; pero ahora la leche no tiene mercado debido a la caída del precio internacional. Diariamente, los productores buscan mercado para 100 mil litros de leche excedentarios que la industria no les puede comprar.

Según Diez de Medina, hay rubros en los que la incursión de empresas estatales dificulta aún más las condiciones para los privados.

Empresa de abonos y fertilizantes

Según los reportes mensuales del Sedem, esta empresa actualmente produce humus de lombriz en diferentes municipios de Cochabamba.

Fue implementada mediante el decreto Supremo 1310 del 2 de agosto de 2012 e ingresó en funcionamiento en 2015. Hasta finales de 2014, el Sedem estaba en busca de un lugar para implementar una planta de abonos en Villa Tunari y otra en Santa Cruz.

Lacteosbol

La planta de productos lácteos de Ivirgarzama inició operaciones en el mes de noviembre de 2009.

Durante el año 2011, se inauguraron las plantas de lácteos de Achacachi (enero) y Challapata (febrero).

En el mes de abril de 2013, se inauguró la planta de lácteos de San Lorenzo, en Tarija. En tanto, la planta de Caranavi en La Paz inició actividades a inicios de 2014.

Empresa de producción de semillas

Fue creada el 2 de agosto de 2012 y fue inaugurada en 2015. Alcanzó una producción de 1.391 toneladas de trigo en 2013; y de 3.859 toneladas en 2014. También produjo 114 Toneladas de maíz en la campaña de 2013 y de 99 toneladas en 2014.

Fue construida con un financiamiento de 41,1 millones de bolivianos provenientes del Tesoro General del Estado (TGE).

Empresa estatal de almendras

La Empresa Boliviana de Almendra y Derivados (EBA) fue implementada con una inversión de 45 millones de bolivianos y está construida sobre una superficie de tres hectáreas.

La capacidad total de producción de la empresa es 14.000 kilos al día de almendra. Logró exportar 45 contenedores de castaña —equivalentes a 110.707 cajas— a los mercados de Alemania, Israel, Italia e Inglaterra.

Cartonbol

Inició operaciones en 2010 y fue constituida con un financiamiento de 57,3 millones de bolivianos provenientes del Tesoro General del Estado (TGE).

Este año prevé producir 3.057 toneladas de cartón corrugado y vender 20,6 millones de bolivianos, 40 por ciento más en comparación con 2015. Actualmente, Cartonbol cubre el 7 por ciento de la demanda nacional de cajas, se prevé que hasta 2019 cubra el 19 por ciento.


No comments:

Post a Comment