Sunday, May 1, 2016

Los empleos en empresas públicas crecieron 23 veces en una década

En 10 años, el número de ítems en las empresas públicas creció en al menos 23 veces, mientras que en la administración central se duplicó, de acuerdo con los datos del Ministerio de Economía, publicados en su libro 10 años de economía boliviana.

En 2005 en las firmas estatales había 673 ítems, pero en 2015 aumentaron a 16.366, lo que significó que se multiplicó por 23 veces más (ver gráfica).

En similar periodo en la administración central el número de puestos laborales subió de 9.989 a 18.882 en 2015, un 89% más.

En total en el aparato público, que involucra a la administración departamental, municipal, universidades, salud, educación, Fuerzas Armadas, Policía y otras instituciones públicas, este número creció de 222.241 a 387.926, es decir un 74,5% más.

En el documento oficial se destaca que entre 2005 y 2015 se crearon 39.293 ítems en educación y 11.472 en salud.

Sólo en 2015 la planilla en ambos sectores representó el 53% del total en el sector público, precisa el libro.

El análisis justifica el crecimiento de funcionarios en las empresas públicas, debido a que con las nacionalizaciones, el Estado asumió la administración de empresas estratégicas como YPFB, Comibol, ENTEL y ENDE.

En 2013 el Gobierno atribuyó el incremento de personal a la creación de los ministerios de Transparencia, Autonomías, Culturas, Medio Ambiente y Agua y Comunicación.

El análisis

El investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA) Carlos Arze y el experto laboral Rodolfo Erostegui, coincidieron en señalar que en el caso de las empresas públicas, de los 16.366 puestos de trabajo, al menos 6.000 se reparten entre las empresas mineras de Huanuni, Colquiri y Enatex.

"En el caso de las empresas, de los casi 16.400 nuevos ítems, solo 6.200 corresponden a Huanuni, Colquiri y Enatex. A diferencia de Enatex, las empresas mineras obtuvieron utilidades todos los años, excepto en 2015 con Huanuni”, explicó Arze.

Por tanto, precisó que más de 10.000 (60%) corresponden a otras empresas y que el aumento claramente responde, según el orden, a las empresas públicas, administración departamental, municipal, las descentralizadas y administración central.

Observó que entre 2009 y 2013, por ejemplo en YPFB casa matriz (sin contar a las subsidiarias) se incrementó su personal.

Aunque también consideró que pocas empresas públicas generan utilidades, "según la Memoria 2014 del Ministerio de Economía, el 98,4% de las utilidades de las empresas públicas ‘en operación’ correspondía a YPFB, ENDE y Comibol”.

Para Erostegui con el alza de los precios de las materias primas desde 2006 y la estatización de empresas, hubo mayores ingresos y se demandó mayor cantidad de personal.

"En el caso de las empresas públicas el crecimiento es bastante enorme, porque pasa de 673 personas a 16.366, aunque también hay que relacionarlo con el número de empresas creadas. Pero queda la duda si todas las empresas como Comibol, YPFB y otros ameritan este número de personas”, cuestionó.

A su juicio es normal el aumento, pero si se hace un análisis por cada estatal como el de la minera Huanuni, antes de su nacionalización operaba con 800 mineros y ahora llega a 4.000 trabajadores con una misma producción, eso da cuenta que hay un excedente de unos 3.000 mineros.

"En el caso de Enatex si fuera privada la cerrarían y sin esa cantidad de trabajadores debería haber un total de 10.000 empleados en las empresas públicas”, calculó Erostegui.

En general, evaluó que en el aparato público la cantidad de puestos de trabajo creados es excesiva, ya que el
Estado en 2005 trabajaba con el mínimo indispensable, resultado de los recortes que se dieron entre 2003 y 2005.

"No creo que antes de esa reducción, por la crisis económica, el personal haya estado por encima de los 12.000 funcionarios, porque ahora pasa los 18.000. Entonces es un crecimiento excesivo principalmente por el comportamiento prebendal”, sostuvo.

Ambos expertos manifestaron que en el caso del personal para educación y salud, su crecimiento no es significativo. Por ejemplo en educación la tasa promedio anual es de 2,8%, similar a la expansión vegetativa de la población.

"Hay que considerar que pese a este incremento existe un evidente déficit de personal para atender estos servicios esenciales”, remarcó Arze.

Punto de vista
Beatriz muriel
Investigadora del Inesad

"Aumento debe ser igual a mejora”

El aumento del empleo en el sector público debe responder a la necesidad de mejorar, el acceso, cobertura y calidad, la provisión de todos los bienes y servicios otorgados por el sector público (como en salud, educación, leyes y seguridad).

El problema de este incremento radica en que, en la mayor parte de casos, no se conocen los cambios o mejoras que se realizaron en estos ámbitos.

En la mayoría de ellos hay poca transparencia, entonces queda la duda si realmente fue efectivo o no este aumento. Hay que insistir en la rendición de cuentas asociado al control social de las instituciones públicas. Por ejemplo, en Huanuni hay varias posiciones técnicas de que existe un sobredimensionamiento del empleo, lo que genera problemas de productividad y eficiencia.

En la parte de la provisión de servicios y bienes públicos es importante avanzar más en las gestiones por resultados, que es algo que se hace desde la Ley SAFCO, pero con muchas limitaciones.

En esta medida, los empleos dentro del sector público pueden ser más eficaces para resolver los múltiples problemas que hay en el país. En el caso de las empresas estatales, sería interesante la concentración de esfuerzos en sectores estratégicos y que sean dinamizadores para el desarrollo productivo. Pienso que falta una discusión real y abierta sobre este aspecto en particular.

No comments:

Post a Comment