Monday, May 16, 2016

Gobierno fracasa con Enatex y cambia de naturaleza jurídica

La ministra de Producción y Desarrollo Económico, Verónica Ramos, anunció que la Empresa de Textiles (Enatex) dejará de operar en el sector productivo y se convertirá en una de servicios.

Acerca de ello, el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, señaló que el fracaso de la empresa no les extraña. El Gobierno cierra también el déficit de la empresa con esa medida.

“Que Enatex, prácticamente, haya fracasado en lo que hace a la producción y exportación de prendas de confección, no nos extraña absolutamente en nada; incluso escribí una columna titulada: La triste historia de Enatex; en la que advertí que esa situación iba a pasar”, señaló.

El gerente general de IBCE recordó que, en su momento, la empresa fue la industria bandera de la exportación nacional, pues trabajaba con las mejores marcas a nivel internacional. “Nunca la industria textil boliviana estuvo tan alto, exportando a los mercados más exigentes, no solo llegamos a exportar a Estados Unidos, sino hasta la propia China”, rememoró.

De su parte, el analista económico Ernesto Bernal opinó que la decisión del Gobierno obedece a su política de cerrar las empresas deficitarias, para disminuir el déficit fiscal.

Agregó que cuando una empresa ya no depende del 100 por ciento de recursos del Estado, y pasa a brindar servicios, ya se maneja con una visión más privada, como es el caso de las empresas de luz.

Asimismo, dijo que Enatex no era competitiva y no tenía mercados, y la situación se complicó con el cierre del mercado estadounidense, que abrió sus puertas a través de la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de la Droga (Atpdea), en 2008. “Era difícil que de otra manera entre al mercado de Estados Unidos”.

Rodríguez puso también de manifiesto que los mercados de Brasil y Argentina no respondieron, y mucho más difícil era competir en este rubro con los productores de China.

A propósito, señaló que ambos países (Argentina y Brasil), siendo grandes importadores de prendas textiles, “prometieron mucho, pero no compraron prácticamente nada”.

“El Gobierno tampoco hizo algo para mejorar la productividad del país en estos últimos 10 años de bonanza económica y ahora será muy difícil que invierta en políticas de competitividad y productividad”, reflexionó el alto dirigente empresarial.

MERCADOS

Entretanto, Rodríguez señala que mercados para la producción nacional siempre hubo y habrá, pero “hay mercados y mercados”. El principal importador de confecciones textiles es Estados Unidos y ahí se dirigen China e India.

Dijo que Venezuela era una alternativa frente a la pérdida de Estados Unidos, pero es un mercado que ha fallado, no paga a tiempo y no ha hecho pedidos en forma constante, más que beneficio fue un grave perjuicio.

CENTRO DE SERVICIOS

De su parte, la ministra Ramos, en conferencia de prensa, informó que tomaron aquella decisión luego de un análisis técnico, de transformar la naturaleza jurídica de la empresa Enatex, a la figura de entidad pública descentralizada, con el objetivo de apoyar a todas las empresas del sector.

La decisión apuntaría a mejorar la productividad, reducir costos, promover la innovación tecnológica, en las empresas del rubro, a través del Centro Servicios Tecnológicos.

Añadió la ministra que en el transcurso de 60 días se modificará la figura jurídica de Enatex y en 90 días comenzará a operar la nueva empresa descentralizada. Adelantó que se realizarán más modificaciones operativas, técnicas y administrativas.

Anticipó, asimismo, que se cancelarán todos los beneficios a los trabajadores, y que la nueva empresa operará con un personal mínimo, y en función de la demanda requerirán más personal; cuya decisión ya fue comunicada al sindicato de la empresa.

“Ya no harán prendas sino a vender servicios”, afirmó Ramos, al indicar que la empresa está saneada.

Señaló también que el elevado costo de producción fue otro motivo por el cual se decidió modificar la naturaleza jurídica, que en algunos casos eran tres veces más de lo que ofertaba el mercado.

La autoridad sostuvo que durante ocho años apoyaron a la empresa y a los trabajadores, pero los resultados no acompañaron a Enatex, y por eso decidieron dar un cambio radical de la actividad empresarial.

NATURALEZA JURÍDICA

El gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, señala que la constatación empírica objetiva no es suficiente, un buen deseo se ha consumado con Enatex, al modificar su naturaleza jurídica, de productiva a prestadora de servicios.

“Muchos trabajadores han dejado de pertenecer a esta industria, que en su momento, cuando estaba en manos del sector empresarial, llegó a tener 4.400 empleados. Esto quiere decir que más de 4.000 familias dependían del accionar de esta empresa, que exportaba, principalmente, a los Estados Unidos”, dijo.

Recomienda que, en adelante, el caso de Enatex es para tomarlo como una experiencia, en lo que a mercados se refiere; y no hay que desdeñar o soslayar la importancia de los mercados, “no hay que incluir la ideología, para enamorarse de mercados alternativos, que al final no cumplen”.

La economía hay que pensar con madurez, con serenidad y ver que los mercados más importantes, los más grandes, los mejores pagadores, son los que convienen a Bolivia, resaltó Rodriguez.

BENEFICIO DE LA DUDA

Continuó tratando el asunto, señalado que si bien Enatex pasó de ser una empresa productora a una de servicios, hay que tomarlo con calma.

“Habrá que dar el beneficio de la duda, si eso va a funcionar; no hay que olvidar que cuando estaba administrada por manos privadas (la empresa) funcionó, pero cuando pasó a ser dirigida por diversos funcionarios del Estado, no fue suficiente el deseo ni las promesas. Es de esperar que ahora que está cambiando su giro de la producción de textil a la prestación de servicios, no vaya a ocurrir lo mismo”, reflexionó.

No comments:

Post a Comment