Thursday, May 19, 2016

Conflicto por Enatex se torna violento

La detonación de dinamita en protestas sindicales, despenalizada en mayo pasado, volvió ayer a las calles debido al conflicto entre el Gobierno y los cientos de trabajadores despedidos de la recién clausurada empresa estatal ENATEX, que protagonizaron fuertes enfrentamientos con la Policía.

Consecuencia de la mala manipulación de un cachorro de dinamita, un dirigente perdió una mano en un hecho que conmocionó a los paceños.

Tres personas resultaron heridas en La Paz, dos de ellas por dinamita y la tercera por contusiones, y otras 76 fueron detenidas durante la segunda jornada de protesta de los obreros de ENATEX, que echó el cierre por sorpresa esta semana y anunció el despido de unos 850 empleados.

Luis Coarite, dirigente de la Central Obrera Departamental (COD) de La Paz, se voló la mano y parte del brazo al detonar un cartucho de dinamita en la protesta, que desembocó en un enfrentamiento de dos horas entre obreros y Policía en el entorno del antiguo centro de trabajo.

El otro herido por dinamita fue un camarógrafo local que se lesionó, con posible pérdida de visión, por el impacto de la esquirla de un cartucho de dinamita.

El secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Guido Mitma, que encabezó la marcha de los fabriles, exigió la derogatoria del Decreto Supremo de cierre de ENATEX y la restitución de los trabajadores despedidos a sus fuentes laborales.

No comments:

Post a Comment