Friday, September 7, 2018

Análisis económico Desastre del correo

Desde febrero, Bolivia es el único país del mundo que no tiene un servicio de correos, porque el gobierno del presidente Evo Morales decidió cerrar el servicio que existía y "reemplazarlo" con uno que no termina de funcionar. Ciudadanos que viven en Europa informan que no pueden enviar ninguna correspondencia al país y que los funcionarios de esos países les dicen que no reciben correspondencia "ni a Bolivia ni a países que estén en guerra".
Según ATB y ABI, en este momento los paquetes que los bolivianos compran en el exterior a través de internet demoran entre cuatro y seis meses en llegar, precisamente por la inexistencia de un servicio de correos en Bolivia.

Las autoridades del MAS que cerraron la Empresa Boliviana de Correos, Ecobol, que se fundó un año antes de que exista la República de Bolivia, dijeron que "en unos meses" comenzaría a operar la "agencia boliviana de correos", pero han pasado seis meses y eso no ocurre. Funcionarios de empresas encargadas de compras en el exterior le dijeron a ATB que los ciudadanos bolivianos que hacen compras vía Internet deben optar, en el momento de hacer la operación, por pedir que el envío se haga por correo o por DHL. La empresa privada que opera en el todo el mundo, de origen alemán, dijo uno de esos funcionarios, pone en letras chica, muy chicas, que el costo del servicio es diferente. Al final, dice Gonzalo Carvajal, funcionario de una empresa de importaciones entrevistado por ATB, ocurre que el comprador debe pagar, por haber usado el servicio de DHL, entre cuatro y cinco veces el precio del producto sólo por el transporte. Con el añadido de que el paquete en cuestión le llegará con una demora de entre cuatro y seis meses, para lo que la empresa DHL pone a su servicio un sistema por el cual puede monitorear dónde está el paquete en cuestión. Y cuando ha llegado a sus manos, pues debe enterarse de que el servicio de transporte, más almacenamiento extra de DHL, le ha costado entre cuatro y seis veces el equivalente del precio del producto comprado. Todos los habitantes del mundo tienen la facilidad de hacer compras por internet, menos los bolivianos, desde que el gobierno del MAS decidió cerrar el correo y "reemplazarlo" por un servicio que todavía no ha podido organizar. Sólo se debe reorganizar un sistema que existió desde 1824 en Bolivia. Quizá la empresa tuvo problemas por la aparición de Internet, que eliminó las cartas, pero a cambio el propio Internet le ofreció, como a todos los correos del mundo, el salvavidas de los paquetes de compra por internet. Pero los funcionarios masistas no han sido capaces de hacer esa cosa tan sencilla. Y pensar que tienen que ocuparse también de YPFB y Comibol.

No comments:

Post a Comment